Cinco iniciativas autosustentables que están cambiando la manera de ver cine en el mundo

Cinco iniciativas autosustentables que están cambiando la manera de ver cine en el mundo

La bicicleta como generadora de energía eléctrica juega un papel fundamental para la realización de estas muestras de cine itinerante

 

El modo de ver cine ha cambiado, pero no sólo eso, también la manera de proyectarlo. Las energías autosustentables se vuelven cada vez importantes en el mundo y en el terreno de la cinematografía no ha sido la excepción. Son varias las iniciativas que han recurrido a la energía mecánica para transformarla en eléctrica, como el dinamo de una bicicleta capaz de encender un proyector en el que se pueda disfrutar una película.

Si antes las manos eran las que hacían que el proyector funcionara, ahora son las piernas las que lo permiten. No sólo eso: actualmente no es el público el que se desplaza, sino el proyector cinematográfico. Ahora en lugar de butacas y un novedoso complejo, cualquier espacio abierto es suficiente para disfrutar de la función. Lo que sabemos permanece, son las ganas por ver cine y compartir esa experiencia.

Te presentamos cinco proyectos que están cambiando la manera de ver cine en el mundo:

  1. Cine Móvil ToTo – México

Se trata de una organización sin fines de lucro cien por ciento mexicana, cuya iniciativa consiste en crear funciones de cine mexicano gratuitas y ecológicas para promover la sustentabilidad, el desarrollo cultural, la convivencia, el deporte y el trabajo en equipo. ‘Todos los lugares. Todas las personas’, es el lema de Cine Móvil ToTo, que en 2016 realizó con éxito su primer gira en cinco estados del sureste mexicano, en localidades en las que el cine no llega fácilmente y que se encuentran alejadas de las grandes ciudades.

A través del perifoneo Cine Móvil ToTo anuncia su llegada, las plazas públicas, canchas deportivas y las calles se vuelven una sala de cine al aire libre, descargan una pantalla de tamaño medio, equipo de sonido y lo más importante, los bicigeneradores que deberán ser pedaleados por un grupo de niños de la localidad elegidos a través de divertidas dinámicas.

Una vez entrada la tarde, la gente del lugar se reúne para decidir entre tres opciones de películas mexicanas y disfrutar de la función, en la que pequeños y grandes se turan para pedalear y generar el audio y la imagen de los filmes.

Al día siguiente, la Totoneta emprende un nuevo viaje para llegar a otra comunidad e iniciar nuevamente con la aventura de

La gira 2017, que comenzó el pasado mes de marzo, tiene previsto llegar a cinco estados, con visitas a 50 comunidades que beneficiarán directamente a 10 mil personas y dejando tras de sí un rastro de sonrisas, conciencia ecológica y solidaridad.

  1. Cinecicleta – África

Isabel y Carmelo, una pareja de amantes del cine, apasionados por la bicicleta y con ganas de viajar y compartir, decidieron en 2015 que atravesarían África pedaleando para exhibir películas, cortos y documentales por aquellos lugares en donde hay poblaciones completas que nunca han visto una película, mucho menos en pantalla grande.

Al igual de Cine Móvil ToTo, Cinecicleta es un proyecto cultural, social y tecnológicamente sustentable, en  el que el uso de bicicletas es también la principal fuente de energía. Inició en 2015 y tendrá una duración aproximada de dos años, cumpliendo este mes de abril, 16 meses en marcha.

La energía necesaria para la exhibición sale de la fuerza pedaleadora del público asistente que no tiene que pagar por disfrutar de la proyección, pero sí tiene que dar algo de sí mismo para poner en marcha la magia del cine, ¡unas cuantas pedaleadas!

  1. Efecto Pedal – Uruguay

Nace en Uruguay con el objetivo de promover la conciencia ambiental a partir de experiencias culturales participativas. Este proyecto apoya la bicicleta como transporte ecológico y de ejercicio para una vida sana y a su vez promueve el uso de energía sustentable a través de bicicletas especialmente acondicionadas para que al pedalear se genere energía eléctrica. Cabe destacar que es la única plataforma de su tipo en todo el hemisferio sur del continente americano.

Como una de sus iniciativas surge Efecto Cine, una muestra itinerante en la que el público asiste con sus bicicletas, que luego de una serie de adecuaciones se utilizan como generadores eléctricos para realizar la proyección. A diferencia de las iniciativas anteriores, ésta sólo ofrece una película durante su gira, que este año arrancó en enero y concluirá durante el mes de abril.

Cada función inicia con un cortometraje vinculado a la promoción de la bicicleta como alternativa de transporte y opción saludable de vida.

Uno de los aspectos que más llama la atención de Efecto Cine, es que además de la sustentabilidad en su tecnología, antes de cada función, público y organizadores plantan un árbol nativo del lugar, con la intención de ayudar a neutralizar las emisiones de CO2 en la localidad.

  1. Cinécyclo – Francia

Vincent Hanrion, de origen francés y a quien todos conocen como Vincent-Vélo (Vincent, el hombre bicicleta), ha recorrido medio mundo con el único propósito de llevar el séptimo arte a las comunidades más recónditas. Su viaje inició en varias localidades francesas, continúo por Senegal y desde el año pasado realiza la Gira Panamericana, que recorrerá el continente americano desde Canadá hasta Argentina.

A diferencia de los proyectos anteriores, Cinécyclo utiliza una sola bicicleta, pero no se trata de cualquier bici, sino de un diseño especial de 25 kilos – siendo 19 el máximo de una bicicleta ordinaria -, capaz de soportar 200 kilos. La bicicleta, lleva una cesta decorada, de donde el principal ciclista Vicent-Vélo extrae varios artefactos: un amplificador, un proyector un generador de electricidad, y un USB lleno de películas.

Como única condición para poder realizar la función, que haya un espacio oscuro con una pared de dos metros de longitud y voluntarios que se vayan relevando en el pedaleo de la bicicleta estática, pues ella será la generadora de energía que permita que se disfrute de la película.

  1. Bici home – Inglaterra

Aunque no es una muestra itinerante como las primeras cuatro iniciativas, se trata del  único cine del mundo que funciona sin suministro eléctrico externo, gracias a la energía de algunos de los asistentes que sentados en sus bicicletas pedalean para dar potencia a un proyector, el equipo de sonido y una ordenador. Diez de los espectadores pedalean durante la película, que puede disfrutar, al aire libre, cualquiera que se pase por allí.

Detrás de este proyecto está Magnificent Revolution, una asociación inglesa sin ánimo de lucro que apuesta por las energías renovables y la bicicleta como método de concienciación contra el cambio climático.

Llevan funcionando desde 2007 y desde entonces no han parado de crecer en seguidores. Pueden presumir de haber inculcado sus conocimientos a más de 1.000 niños en escuelas de todo el país.

¿Por qué son autosustentables? Y ¿qué papel juega la bicicleta en esto?

Cada uno de los proyectos descritos generan de manera autónoma la energía eléctrica necesaria para poner en marcha el proyector y el sistema de sonido, ello a través del pedaleo de un grupo de bicicletas diseñadas especialmente para cumplir con esta labor, ya sea con la participación de público o mediante los propios organizadores.

Aunque estas muestras itinerantes se realizan en diferentes partes del mundo como México, Uruguay, África, Francia e Inglaterra; todas convergen en un mismo objetivo: ‘concienciar a la ciudadanía del vínculo entre individuo y consumo de energía, así como acercar el cine a las comunidades más vulnerables y alejadas’.